Un estudio revela la postura sexual más peligrosa para el hombre