La contaminación atmosférica reduce un año nuestra esperanza de vida