Enfermos, lactantes, vacas y mascotas, los más afectados por el cambio de hora