El autoabastecimiento, la alternativa a las eléctricas que utiliza Barcelona