La falta de educación sexual pudo influir en la actuación de los jugadores del Arandina o de La Manada