Unos disfrutan en la playa y los que trabajan respiran la paz de las ciudades en verano