¿Qué pasa con el dinero que nos debes?