El detenido en Níjar manipuló su pulsera telemática el mismo día que desapareció Gabriel Cruz