La familia de Gabriel Cruz, el niño desaparecido en Níjar, se aferra a la esperanza