La heladera de Sevilla, a prisión