El desembarco sin abrazos del Lifeline en Malta tras una semana de espera en alta mar