El descenso de las temperaturas estabiliza el deshielo y el cauce de los ríos