Defecar en la calle, como Dios manda