Pierden la custodia de sus hijos tras difundir vídeos haciéndoles partícipes de sus bromas