Los vecinos de las parroquias orensanas de Puxín y Freas prohíben al cura dar misa