Entre el 5 y el 7% de los españoles sufre algún trastorno de las cuerdas vocales