En Cuenca, nadie se queda parado por esta causa solidaria