Las crecidas de los ríos afectan a comercios, garajes y viviendas en Pontevedra