Las costas europeas se preparan para recibir a la "marea del siglo"