La costa gallega permanecerá en alerta roja por olas que podrán superar los 10 metros de altura