El "corazoncito" futbolero del Gobierno, dividido