La ceniza arrastrada por el temporal contamina el agua corriente en Ribadavia