La contaminación provoca más del doble de muertes que el tráfico en España