El 90% de la comida que tiramos va a la basura tal cual la hemos comprado