Jugarse la vida para ir al colegio