La colaboración ciudadana, decisiva para detener al agresor del metro de Barcelona