Los impuestos y la normativa amenazan a los vehículos diesel