Los coches de alquiler por horas, objetivo de los vándalos