El otro drama del Reino Unido además del Brexit: cierran pubs y tiendas físicas