Científicos madrileños crean una superbola de azúcar que impide la propagación del ébola