Un chorro de agua y... ¡a mover el caparazón!