Un edificio que estaría listo en un mes, la solución del Gobierno a la saturación de los centros de menores en Barcelona