Una calle de Carabanchel se llena de coches abandonados que nadie reconoce como suyos