El dueño de la escopeta dice que olvidó el arma en el coche del asesino de los agentes