Los dueños del restaurante donde estaba el castillo hinchable, acusados de homicidio por imprudencia