La cara que pones al decir 'no' es inconfundible