Las compañías aéreas aguzan la imaginación para que los pasajeros presten atención