Budistas de lujo, en jet privado y con bolsos de Louis Vuitton