La brecha de género comienza en los estudios