La borrasca deja más de 70 litros de agua por metro cuadrado en Canarias