El bolígrafo de la discordia que ha provocado el debate entre taurinos y antitaurinos