El billete de avión más caro lo pagan los pasajeros gordos