Bilbao redobla sus esfuerzos para evitar agresiones como las de San Sebastián