Quintanalara, un pueblo con más libros que habitantes