Un besamanos de dos horas con 3.000 saludos con los nuevos reyes a la altura