La bebé secuestrada en Almería murió de un golpe en la cabeza