La batalla del tomate más famosa del mundo en Buñol este año es roja... y también morada