'Pequeños' placeres de la vida: ¡hacer la croqueta en el barro!