Las bajas temperaturas hacen que la nieve se convierta en hielo