La boca abierta del presidente de Costa Rica le juega una mala pasada